jueves, 26 de mayo de 2011

Me tienen verde

La verdad es que es increíble que hacía como 3 meses que no escribía nada para este blog, y miren que, claro que he escrito, pero las palabras de otros, los registros de las jornadas, las críticas inútiles al estado de las cosas.
Y es precisamente sobre este asunto al cual me quería referir, la inspiración inicial "EL Metro de Caracas", un servicio de los caraqueños, inspiración para el Metro de Valencia, el Metro de Maracaibo y otras "soluciones" para el transporte citadino, para que lleguemos a tiempo a nuestros lugares de trabajo, para que puedan explotarnos como corresponde de sol a sol.
Pero OJO, tampoco era de esto, porque antes de poder sentarme a escribir nada sobre el Metro, vino lo de Pérez Becerra, que si estamos entregando a camaradas, que si son razones de estado (cosa difícil de entender para un montón de desadaptados con tendencias anarquistas), que si a Chávez se le infló la verruga, y yo me pregunto, dónde está la conciencia de clase del colectivo, donde está la interiorización de lo que significa PÚBLICO, como el metro, sencillamente no la hemos creado, no es un logro de la revolución.
Aunque la gente hoy se rasgue las vestiduras diciendo, PDVSA es del pueblo, y Venezuela se respeta, es una cosa de acción-reacción, y esto no va a impedir que los alrededores de La Campiña (sede de PDVSA en Caracas) no queden con un cierto hedor a baño público de la IV. y con el basurero respectivo.
Quizá es que tengo como un recelo de la masa, porque todos los días me subo al metro por la mañana, y me monto, como sardina en lata para un paseo de 4 estaciones (a penas), cosa que toma su tiempo, pero el mismo recorrido en transporte superficial puede superar los 60 minutos, por lo que 15 minutos de apretones entre desconocidos, no parecen tanto.
Esto no pretende ser una crónica sino un autorecuerdo de las cosas que deben escribirse, del caos citadino, de la desidia de los usuarios del METRO, pero por favooor, se olvidaron de poner en los altavoces "DEJAR SALIR ES ENTRAR MÁS RÁPIDO", cosa tan sencilla, en vez de intentar inyectar algún valor socialista con un eslógan al cual nadie le está prestando atención.
Espero que haya quedado clara la intención de este escrito, el metro también es mío, no te me atravieses "porque te colto".

No hay comentarios: