martes, 18 de diciembre de 2012

Del boom petrolero al consumismo de la bonanza "bolichavista"

Comprando el ARBOLITO en Las Mercedes, Caracas.
Los medios de afuera y dentro, dicen que Venezuela, la Bolivariana, la de Chávez, está en una GRAVE crisis económica, que no se aguanta el control estadal sobre el comercio, que la empresa privada sufre y que la gente pasa hambre.

Nada más contradictorio (¿ejemplificante?) que pasar por la transferencia de la estación Plaza Venezuela y ver un "combo" de pollo frito Arturo's tirado en el suelo, mientras los transeúntes (usuarios metro) corren inadvertidamente con sus bolsas de compras de marcas y tiendas trasnacionales, sin advertir que el pollo frito (ese grasiento) reposa en el suelo.

Y no lo comento únicamente porque me impresione, que el usuario metro haya pasado de ser "respetuoso" de estas instalaciones públicas, a ser un habitante "pasajero irresponsable", capaz de consumir este (entre otros) producto alimenticio dentro de las instalaciones, sino que en una nación afrontando una crisis económica, o en la que las mayorías no tienen  "acceso universal a la alimentación", estos restos comestibles serían arrebatados por cualquier hambriento transeúnte. Este no es el caso de Venezuela. Acá cabría comentar, para los que no están familiarizados con las "normas del Metro de Caracas", que está PROHIBIDO el consumo de cualquier bebida o alimento dentro del sistema, cosas de "reprimir" al venezolano acostumbrado a arrojar "cualquier desperdicio" desde la ventana de un vehículo en movimiento.

En todo caso, el venezolano (la venezolana) no es consumista per sé, ha aprehendido este "modo de vida" y asumió a ser así. Este hábito "consumista" fue el deber ser en los setenta (la época del "tá barato, dame dos"), de los viajes a Miami los fines de semana, del nacimiento de la terrible práctica (porque ya es una práctica, ¿fue?) de la "fuga de cerebros", del ejercicio de la compra de lo importado porque era mejor (véase las campañas publicitarias de la dictadura argentina que promovió esta práctica en la misma época), del estar a la moda extranjera, o poseer la "tecnología de punta" para igualarnos a nuestros vecinos "desarrollados" del norte.

La gente de mi generación, nacidos en los años setenta, en democracia y en ese boom, fuimos criados para consumir y para querer hacerlo, el ser burgués no era un privilegio, era común a las mayorías, por ello no es de extrañarse que durante una explosión social como la del 27F de 1989, la gente no solo saliera a buscar comida, sino aparatos electrodomésticos, electrónicos, muebles, etc.

Es entonces ahora, en un vértice del giro ideológico y de un cambio en el modelo económico, en el que nos encontramos en una situación similar a la de los años setenta, con un dólar "preferencial" y una capacidad de consumo que pone en tela de juicio nuestra inclinación al ahorro, mas bien inclinando la economía hacia una permanente gesta inflacionaria.

Compramos objetos ahora, porque en unos meses se duplicará su costo, porque es un "deber ser" el estrenar nuestro "niño Jesús" de última moda y de tecnología de punta, porque podemos hacerlo y nos gusta. ¿Cuántos poseedores de teléfonos como el Blackberry o el Iphone realmente necesitan de sus aplicaciones en la vida diaria? ¿Por qué adquirir un servicio de televisión satelital cuando más de la mitad de su uso es para ver Globovisión? ¿Cómo es que un auto de un año anterior es más costoso que el último modelo? Son solo algunas pocas perversiones o desviaciones que influyen en la economía de nuestra nación.

Habrá que sentarse a negociar con nuestro "animal consumista" y nuestras necesidades reales, con el sujeto que "ostenta un estatus", frente a aquél que elige "sabiamente" los objetos que pueden facilitarle la vida.

Unas pocas reflexiones para la víspera de navidad. Felíz Chavidad para todas y todos.




domingo, 2 de diciembre de 2012

Diez años desde el inicio del paro petrolero

El 2 de diciembre de 2002  un conjunto no tan diverso de apátridas y saboteadores iniciaron un "paro nacional", recién salíamos de laresaca del Golpe de Estado en abril y un grupito de la élite "meritocrática" de PDVSA decidió amargarnos las navidades atodas y todos. Quiénes ya éramos adultos para él momento recordamos muy bin el clima de zozobra,los comentarios de taxistas y conductores, las kilométricas colas para echar gasolina (lástima que nuestros hermanos de la frontera viven esto a diario), a pesar del caos y la desaparición de ciertos productos la gente hizo sus hallacas y se puso su estreno, el niño jesús entregó sus regalos a tiempo, la arremetida apátrida no pudo quebrar la ilusión (ni el estómago) de este noble pueblo guerrero.
En mi caso, por ahí el 23 de diciembre estábamos llegando a Choroní mi pareja y yo, lo más hermoso no es que hubiera cerveza (agotada ya en la capital) y un montón de panas, lo maravilloso fue llegar y que el ambiente era (literalmente) "viva Chávez carajo!", conocidos y desconocidos nos abrazamos 24 y 31 celebrando que el Comandante se hubiera quedado, apuntando hacia el compromiso que hoy 10 años después nos mantiene unidos como una roca.
A quiénes dicen "ay por qué recordar eso?uds y su rencor...", amiga, amigo que no cree en este proceso (vieron qué elegante), no se coman la luz nuevamente, cada día somos más y no vamos a permitir que nos regresen a un país gobernado por los intereses del capital.
Revolución o nada, apátridas temblad.

martes, 14 de febrero de 2012

MIRA PA DENTRO

ESTE VIDEO FUE EDITADO HACE TRES AÑOS
CONTIENE IMÁGENES DEL ASEDIO A LA ESCUELA DE TRABAJO SOCIAL
Y OTRAS QUE TIENEN QUE VER CON LAS PROTESTAS DE LOS NALGUITAS BLANCAS
ESTE ES EL FASCISMO AL QUE ENFRENTAMOS HOY

NO PASARAN!

video