lunes, 10 de marzo de 2014

No puedo parar de guarimbear

Ya suman más de una veintena los fallecidos desde el inicio de las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en nuestra República Bolivariana de Venezuela. Los jóvenes que protestan, que se supone en su mayoría son estudiantes, dicen que lo hacen para hacer un llamado sobre la inseguridad, al alto costo de la vida y la necesidad de asegurarse "un futuro".

Las protestas se iniciaron con fuerza el pasado 12 de febrero, día en el que fallecieron 3 personas, durante horas de la tarde y la noche, se colocaron barricadas en diversos puntos de la Av. Francisco de Miranda, en el Municipio Chacao de la ciudad capital. Estas barricadas se conocen como guarimbas y se convirtieron en una estrategia desestabilizadora de la oposición antidemocrática en el año 2004, año en el cual el presidente Chávez se sometería a un referéndum revocatorio, el cuál fue superado por el Comandante con casi el 60% de los votos.

Si bien es cierto que vivimos en un país con una economía inestable y donde se ha hecho común la desaparición de los anaqueles comerciales de ciertos productos (leche en polvo, aceite de maíz, café, azúcar blanca refinada, carnes de ciertos tipos, más recientemente jabón en polvo para lavar ropa, jabón de lavar platos, jabón de tocador inclusive), sabemos que es una estrategia de vieja data utilizada por los aliados del capital, aliados de la oposición oligárquica quienes insisten en generar una situación de descontento para generar un enfrentamiento entre el pueblo y el gobierno bolivariano.

Aunado a esto, desde hace más de un mes, los líderes de la oposición, en particular del partido de Leopoldo López, Voluntad Popular, han hecho su avanzada en las redes sociales con la consigna #ElQueSeCansaPierde, llamando a sus seguidores a continuar con sus guarimbas, quienes finalmente se han desenmascarado pidiendo la caída del gobierno bolivariano, o como ellos lo llaman "el régimen". María Corina Machado también ha sido gran activadora y promotora de la guarimba, haciendo llamados a los chicos para que "sigan en la calle y no desmayen". 

Luego de un mes y pico de guarimbear y tragar gas lacrimógeno, cuando ya las doñitas de Altamira le bajan comida a los muchachos para que sigan "luchando contra el régimen", ¿será posible parar de guarimbear?
Si yo siendo guarimbero u opositor, dejo de asistir a estas "manifestaciones" porque veo que no llevan a nada, porque nunca va a llegar ayuda de Washington, no quedaré como un cobarde, sometido al régimen castrocubanomadurista, ¿no quedaré aislado socialmente?

Pareciera que la única vía para detener esta guarimba en Chacao será la intervención política de esta alcaldía, a la par de la aplicación de la fuerza haciendo una redada masiva en el mejor estilo cuartorrepublicano.


No hay comentarios: